4/12/2010

La educación durante el Virreinato

La política educativa de la Corona se centró al principio en la evangelización de los indígenas y para esto se utilizó la infraestructura prehispánica. Franciscanos, dominicos, agustinos y jesuitas la utilizaron para sus fines educativos.

Esta educación tenía por objeto formar una minoría dirigente instruida en la fe cristiana, disciplinada en las modalidades políticas españolas y versadas en la lengua castellana. Dentro de esta política los españoles se preocupaban por enseñar a los indios a vivir conforme a las “buenas costumbre” y a ganarse el pan diario por medio de un oficio.

La educación se impartía en tres campos: el adiestramiento de los niños y jóvenes en los diferentes oficios, la enseñanza de la organización familiar a las mujeres, y la educación superior para los hijos de los nobles en el Colegio de la Santa Cruz de Tlatelolco, entre las materias que se impartían estaban la gramática latina, lectura y escritura en castellano, teología, retorica, lógica y filosofía; también se llevaban a cabo cursos de música y medicina indígena. Permaneció abierto hasta 1576, ya que Felipe II lo mandó clausurar debido a que no estaba de acuerdo con el proyecto educativo que ahí se desarrollaba.


La educación de criollos y mestizos

La primera institución que funciono como escuela para los mestizos fue el Colegio de San Juan de Letrán, se fundó el colegio para niñas, el de Nuestra Señora de la Caridad, donde se impartía la doctrina cristiana.
La llegada de los jesuitas en 1573 beneficio la instrucción pública superior, pues los miembros de esta orden dedicaron más tiempo en las labores educativas que en las de evangelización. En este mismo año se fundó el Colegio de San Pedro y San Pablo y posteriormente los de San Bernardo, San Miguel y San Gregorio, que en 1576 se incorporaron al Colegio de San Ildefonso. En estas instituciones se favoreció en el estudio de las humanidades, se enseñaban las primeras letras, gramática, retorica, filosofía y latín.

En el siglo XVII los betlemitas abrieron su colegio, y con el Colegio de las Vizcaínas apareció la primera institución laica.


La Real y Pontificia Universidad de México

Se fundó en 1551 e inicio sus clases en 1553. Entre las materias que se impartían estaban la retorica, artes, teología, filosofía, cánones, derecho civil y medicina. La teología y la filosofía se impartían en latín. La autoridad máxima era el claustro, formado por el rector y varios doctores.
Maestros y doctores dictaban sus cátedras durante una hora., y estas debían ser a “satisfacción” de los alumnos; estos personajes tenían prohibido montar a caballo y portar armas durante los exámenes.

Datos Curiosos

¿Sabías que?...

La finalidad de la educación femenina era el mantenimiento de las tradiciones familiares y del fervor religioso y en los hombres se buscaba formar poseedores de una fe cristiana firme y arraigada; preparar agentes del catequismo, proveer ayudantes e intérpretes a los religiosos no peritos en lenguas vernáculas.

Y que el contenido de la enseñanza de las instituciones para mujeres era mucho más reducido que en las escuelas de hombres, ya que las mujeres casi nunca aprendían a hacer cuentas y eran pocas las que llegaban a dominar la escritura. Con frecuencia ejercitaban la lectura, y lo único que resultaba realmente imprescindible era la memorización del catecismo, además de la costura, el tejido y el bordado.

En la Real y Pontificia Universidad de México, los grados que se impartían eran bachiller, licenciado, maestro, doctor, y se obtenían durante una ceremonia muy vistosa,se hacia un examen público y otro privado, dos horas antes del examen recibían los temas que tenian que explicar ante un jurado formado por cinco sinodales. El examen privado se realizaba por la noche por eso se llamaba la “la noche triste”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada